Cómo vender un producto

Puede que le estés dando vuelta a cuál es la mejor forma de vender tu producto. En este post te proponemos algunas reflexiones y mejoras para los canales de ventas más habituales.

 

En un mercado tan saturado, con tantas marcas y opciones, seguro que te preguntas cómo vender un producto, cómo hacerlo atractivo para tu cliente potencial. En este post veremos qué debes contemplar para que tu producto compita al máximo nivel.

 

Empieza preguntándote por tus canales de venta

 

Debes empezar definiendo tus canales de venta, ¿tu producto se venderá en un líneal, en un entorno digital, en un plataforma multimarca, en una tienda exclusiva? Según tus canales deberás poner el foco en diferentes aspectos. Veamos los más frecuentes.

 

Lineales, el reto más difícil

Si vas a ubicar tu producto en lineales de supermercados o grandes superficies, te enfrentas a un entorno muy competitivo y en el que tu capacidad de intervención está restringida.

Miles de productos con similares características y bondades conviven en un espacio reducido y destacar es un ejercicio que refiere análisis y planificación.

Conoce a tus competidores, cómo es su packaging, cómo se comunican, cuál es su tono comunicativo, ¿tienen promociones?, ¿de qué tipo?

Para que puedas generar una campaña efectiva, deberás generar una creatividad propia con un concepto diferenciado, una gráfica disruptiva y un gancho atractivo (puede ser sólo una campaña publicitaria, una campaña de promoción, de descuento, de lanzamiento, etc.). Escoge la tipología de gancho de forma intencional, puedes entrar a competir con una promoción habitual de tu sector si el producto es de precio reducido, también puedes sorprender con un gancho diferencial si tu producto es de coste elevado o medio.

En grandes supermercados y cadenas, puedes negociar la incorporación de un córner, un stopper, un display, etcétera. Estos elementos son aceleradores de la venta, un añadido para mejorar las condiciones de competición.

 

Tu página web, un potencial foco

Si cuentas con una página web propia para la venta de tu producto, bien sea una plataforma e-commerce o una web informativa, debes trabajarla como una herramienta de ventas y parte fundamental de tu campaña publicitaria.

Este espacio propio te permite trabajar el SEO, - el posicionamiento orgánico a través de palabras clave y aspectos técnicos -, y también te permite desarrollar una estrategia de contenido para estar presente en los procesos de búsqueda de tu cliente. Esto es especialmente interesante dado que más del 85% de la clientela madura su decisión de compra en internet.

En tu página web deberás exponer de forma clara tus bondades, tu promesa de marca y tus ventajas competitivas.

Además, deberás asegurarte que está preparada para la conversión, a través de un e-commerce, formularios o landing pages.

 

Plataformas digitales multimarca, los lineales virtuales

En las plataformas digitales multimarca deberás competir con unas imágenes adecuadas para mostrar tanto el packaging como el producto en sí.

La calidad del contenido fotográfico, la capacidad de mostrar de forma intencional el producto y la redacción de textos descriptivos adecuados es fundamental para aparecer de forma relevante.

Además, podrás realizar publicidad promocional genérica de tu producto que repercuta en tus canales de venta digital.

 

Canales de marca, alza tu voz.

Tu marca debe crecer a nivel de posicionamiento y reputación para que crezca en ventas. Invierte tiempo en alimentar tus canales corporativos, tus redes sociales, tus formatos físicos y tus soportes tanto digitales como analógicos.

Una marca conocida, bien percibida y con una filosofía clara se convierte en una mejor candidata para efectuar una compra.

Para entrar a formar parte del proceso de consideración de tu público objetivo, deberán reconocerte o recordarte.

 

Representación personal, tu otra voz

Si cuentas con un equipo de representación de tu marca, un conjunto de profesionales que gestionarán la distribución de tu producto, es fundamental que les proveas de herramientas para comprender tu producto.

Deben comprender los matices de tu discurso de marca, y esto se consigue con piezas de comunicación de carácter interno.

Además, debes generar piezas dedicadas al canal de venta. Donde los clientes e intermediarios entiendan de forma rápida y sencilla las ventajas de adquirir tu producto.

Con la aplicación de estos sencillos tips, mejorarás la forma en la que vendes tu producto. Pero, se trata sólo del principio, las estrategias de venta de producto son mucho más amplias, y cuanto más profunda y específica sea, mejores resultados te ayudará a conseguir.

 

Si te ha resultado interesante este artículo, quizás quieras echar un vistazo a: Yo me quedo en casa reinventando el marketing de mi empresa

 

Compártelo:

Entradas recientes

Suscríbete al blog

¿Necesitas una auditoría gratuita de tu sitio web?


Averigua cuál es tu estado de salud digital y mejora el rendimiento de tu página.